Una serie de 13×25 ‘docuficciones en positivo, que apela al humor y las emociones humanas, para plantear un debate bio-ético participativo, invitando a abrazar la diferencia como prueba de lo que nos hace humanos.

Una serie de docuficciones, para normalizar la diferencia.
Porque “normal”, es todo aquello a lo que nos acostumbramos.

En Japón, las zonas accesibles por los mal llamados “discapacitados”, son señalizadas con un trébol de cuatro hojas. Este símbolo sugiere algo positivo en la mirada sobre esta condición. Nos remite a la diversidad, a todo aquello de extraordinario que forma parte de la naturaleza. Nos invita a integrarlo como parte de la vida.
Este es el tono de nuestro proyecto.